Dr. Antonio Mimoso, colegiado nº 54436

¿Notas obstrucción nasal casi de forma constante? ¿Has padecido episodios repetidos de rinosinusitis? Si sospechas que podrías tener pólipos nasales, la siguiente información te interesa.

¿Qué son los pólipos nasales?

Los pólipos nasales son una hiperplasia benigna de la mucosa nasal o, en otras palabras, unas formaciones abultadas producidas por el crecimiento de la mucosa nasal. Pueden aparecer en la cavidad nasal o en los senos nasales y paranasales y, aunque en la mayoría de los casos no producen síntomas, en ocasiones pueden crecer tanto que llegan a obstruir completamente las fosas nasales.

Se pueden observar mediante endoscopia nasal. Aparecen como formaciones blanquecinas y blandas, a menudo en forma de lágrima o uva. Aunque no siempre es posible relacionar su causa, se producen por inflamaciones recurrentes o crónicas que pueden deberse a infecciones, procesos alérgicos, asma, sensibilidad a medicamentos o trastornos inmunitarios.

Los pólipos nasales aumentan el riesgo de desarrollar rinosinusitis, ya que la obstrucción nasal dificulta el drenaje de los senos nasales y favorece la colonización bacteriana de la mucosa nasal. Por esta razón, la rinosinusitis crónica no alérgica se asocia habitualmente a la presencia de pólipos nasales.

Síntomas de la poliposis nasal

Muchas personas tienen uno o varios pequeños pólipos nasales sin saberlo, ya que son indoloros. Los pólipos más grandes o numerosos producen síntomas, principalmente a causa de la obstrucción. Las personas con poliposis nasal pueden notar:

  • Obstrucción nasal
  • Rinorrea
  • Congestión nasal
  • Pérdida de olfato
  • Pérdida del sentido del gusto
  • Ronquidos
  • Voz nasal

No obstante, como hemos visto, la consecuencia más problemática de la poliposis nasal es la aparición de rinosinusitis recurrente o crónica, una inflamación nasal de causa infecciosa que provoca obstrucción nasal, secreción espesa, dolor de cabeza y sensibilidad, inflamación y dolor alrededor de los ojos, los pómulos, la nariz o la frente.

Tratamiento de los pólipos nasales

El tratamiento de los pólipos nasales puede ser médico o quirúrgico. El tratamiento médico o farmacológico se centrará en reducir la inflamación de la mucosa nasal y tratar la causa subyacente, como puede ser la rinitis alérgica. El tratamiento quirúrgico, por otro lado, se centrará en la extirpación quirúrgica de los pólipos nasales. Ambos tipos de tratamiento son complementarios entre sí.

Recuerda que tanto el diagnóstico de poliposis nasal como la recomendación terapéutica solo podrá realizarla un médico especialista en otorrinolaringología. Si tienes síntomas que te hacen sospechar de pólipos nasales o cualquier otra afección, consulta con tu médico para una orientación diagnóstica y médica adecuada.

Por último, tanto para controlar los síntomas de los pólipos como para evitar que vuelvan a aparecer si se han extirpado quirúrgicamente, es conveniente poner en práctica los siguientes consejos:

  • Cumple con los tratamientos que tengas prescritos para alergias y asma.
  • Evita las sustancias que puedan irritar tu mucosa nasal, como alérgenos, humo de tabaco, polvo o productos químicos volátiles irritantes.
  • Practica buenos hábitos de higiene, como el lavado de manos.
  • Evita el aire seco. Un humidificador para el hogar puede proporcionarte alivio.
  • Realiza lavados nasales regularmente para hidratar las fosas nasales y eliminar alérgenos, polvo y otras partículas adheridas a la mucosa nasal.
Antonio Mimoso
Author

Num Colegiado. 54436 Col.legi de Metges de Barcelona.

Diplomado en enfermería por la Universitat de Barcelona. Bellvitge.
Máster en enfermería de Salut Publica y Comunitaria por la Universitat de Barcelona. Bellvitge.
Grado en Medicina por la Universitat de Barcelona.
MIR Medicina Familiar y Comunitaria. Barcelona

Déjanos tus comentarios