Dr. Antonio Mimoso, colegiado nº 54436

La técnica del lavado nasal en niños favorece la eliminación de mucosidad espesa, reduce la congestión nasal en niños y, además, proporciona otros beneficios, como la reducción del riesgo de infección de oído.

La alta frecuencia de enfermedades respiratorias de las vías altas en los niños hace que el uso de los lavados nasales diarios se llegue a extender mucho en el tiempo. La evidencia médica indica que esto no supone riesgo alguno y que, por el contrario, puede aportar beneficios.

Beneficios de los lavados nasales en niños

Los lavados nasales se utilizan en niños y bebés con los siguientes propósitos:

  • Favorecer la eliminación de secreción nasal y el moco espeso.
  • Ayudar a reducir la congestión nasal en niños.
  • Favorece un sueño de calidad y facilita el amamantamiento, ya que la congestión nasal puede dificultarlos y se trata de uno de los síntomas más frecuentes y molestos del resfriado.
  • Reduce el riesgo de desarrollar infección de oído de origen bacteriano, como consecuencia de la congestión.

Los lavados nasales en niños se realizan con suero fisiológico o bien con agua de mar en un dispositivo adecuado, especialmente en bebés y niños muy pequeños. Les ayuda a aliviar los síntomas de los resfriados comunes de una forma natural y bien tolerada, a la vez que mejora la higiene y la hidratación de su mucosa nasal. En bebés recién nacidos es recomendable realizar un lavado nasal con unas gotas de suero fisiológico como parte de su rutina diaria de higiene, ya que pueden tener dificultades para eliminar por sí mismos el moco acumulado.

Seguridad a largo plazo

El uso de los lavados nasales en niños está mundialmente extendido, y su eficacia se ha confirmado en distintos estudios. En un estudio llevado a cabo en la Universidad de Kansas (EEUU), se analizaron los resultados de 6 semanas de uso diario del lavado nasal en niños que padecían rinosinusitis crónica.

Este estudio sirvió a dos propósitos: primero, confirmar la eficacia en el alivio de los síntomas como congestión nasal, secreción nasal, dolor de cabeza y otros; segundo, observar la tolerancia del uso continuado de las soluciones de lavado nasal. Los investigadores concluyeron que el lavado nasal resultaba un tratamiento de primera línea efectivo en la rinosinusitis crónica pediátrica y sus síntomas, y que era bien tolerado.

De modo que, como hemos visto, los lavados nasales no solo se pueden realizar a diario, incluso varias veces al día si es necesario, sino que además es recomendable su uso habitual, como parte de las rutinas de higiene del niño o bebé. Especialmente, en pequeños que sufren de congestión nasal con frecuencia, tienen rinosinusitis diagnosticada o han padecido infección de oído de forma repetida.

Si quieres saber más acerca del lavado nasal en bebés y niños pequeños, entra en este enlace donde se ofrecen algunos consejos sobre cuándo y cómo realizarlos.

Referencias:

  • Pham V, et al. Long-term outcome of once daily nasal irrigation for the treatment of pediatric chronic rhinosinusitis. Laryngoscope. 2014; 124(4): 1000-7 Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23712296/

Descongestiona y limpia tu nariz con Rinastel®, una gama de soluciones de agua de mar adaptada a tus necesidades

Rinastel® cumple con la normativa de productos sanitarios. CPSP2014OCAT

Antonio Mimoso
Author

Num Colegiado. 54436 Col.legi de Metges de Barcelona.

Diplomado en enfermería por la Universitat de Barcelona. Bellvitge.
Máster en enfermería de Salut Publica y Comunitaria por la Universitat de Barcelona. Bellvitge.
Grado en Medicina por la Universitat de Barcelona.
MIR Medicina Familiar y Comunitaria. Barcelona

Déjanos tus comentarios